horario de atención y telefonos luxtor
horarios de atención y teléfonos luxtor
Categorías

Ojo de gallo en el pie, cómo tratarlo sin cirugía

Si alguna vez has tenido, aún no tienes o estás teniendo el molesto y doloroso ojo de gallo en alguno de tus pies, entonces estas en el lugar adecuado para conocer la causa, los síntomas y como tratarlo, recordemos que cada caso en tema de salud se debe tratar de manera particular, pero la información sobre este tema es en base a nuestra experiencia y al menos la mayoría de los casos podrán encontrar la solución con nuestra recomendación, sin más que decir, empecemos.

El ojo de gallo es un tipo de callo o queratosis sobre un punto óseo. A este tipo de afección se le conoce como heloma interdigital o heloma Moll.

Este tipo de problema suele ser muy molesto y doloroso por lo que lo más aconsejable es que sea tratado por un podólogo profesional, aún así no perdemos nada en intentar en primera instancia con la medicina natural.

Los síntomas del ojo de gallo en el pie son:

- Si no eres de observar mucho tus pies, la manera en la que lo detectaras es con un fuerte dolor entre los dedos, al costado de los dedos o en la planta del pie.

- Callo en forma redonda que al tocarlo sentirás que es muy duro, su tamaño a la vista puede ser de un poco menos de medio centímetro de circunferencia, medio centímetro y hasta 1 centímetro cuando es muy grave.

- Color amarillento en la zona afectada.

Fuente: icopcv.org

- Si lo tienes en la planta del pie no te dejará caminar con normalidad y sentirás como si tuvieras un pequeño clavo o una piedra pequeña (este comentario es literal, pero te ayudará para que puedas identificar tu lesión).

Fuente: podoactiva.com

Causa del ojo de gallo en el pie:

Las causas son variables pero relacionadas, pero todas son una respuesta de defensa de la piel, la cual se produce para evitar la formación de ampollas por el roce de los huesos entre ambos dedos, esto es debido a que estamos mucho tiempo parados y entre otros casos al pisar alguna piedra pequeña que haya causado algún dolor en la planta de nuestro pie, una de las recomendaciones para evitar estas lesiones es usar un buen calzado y medias que no causen ampollas, sabemos que muchos no tenemos la costumbre de asistir a un podólogo, pero aún así recomendamos visitarlos para que puedan conocer este y otros temas más con mayor detalle.

Tratamiento:

Si ya has detectado que tienes un ojo de gallo entonces tienes que seguir las recomendaciones que nos ayudaron a curar esta lesión sin necesidad de cirugía.

Les cuento esta breve historia junto a la solución, espero no aburrirlos.

Desperté un día como cualquier otro en el distrito de Lima, me aliste rumbo al trabajo y al empezar a caminar sentí un dolor fuerte en la planta del pie, en la parte delantera, cerca de los dedos, pensé que era una pequeña piedra, pero la molestia y el dolor continuaban, en ese entonces necesitaba de 3 autobuses y de caminar 12 cuadras para llegar a la oficina y la caminata generaba que la lesión se agrave aún más, por las noches remojaba mis pies en agua con sal, lo cual me ayudaba a relajar solo un poco la zona afectada, pero no era una solución completa, tomé alguna pastilla por la noche que me ayudaba a desinflamar, pero al día siguiente se inflamaba nuevamente al realizar mi rutina diaria, conversando con una gran amiga me comentó que ella también tuvo un problema similar en su pie y que lo solucionó con el milagroso llantén, entonces decidí poner en práctica su recomendación y este fue el procedimiento que realicé:

 

Fuente: diariodelasalud.com

Durante 6 días me compré llantén en el mercado que esta cerca a mi casa (en realidad solo compré 1 día, los 5 días restantes lo encontré en los parques), en ese entonces (2020) me daban un manojo de 5 hojas aprox. a 1 sol, en la mañana antes de ir al trabajo lavaba una hoja de llantén, luego la secaba y la colocaba en la planta de mi pie y me ponía la media (conocido en otros países como calcetín) y el zapato, luego empezaba mi ruta hacia el trabajo, sin exagerar en un máximo de 10 minutos ya sentía algo de alivio en el pie, por la noche, al llegar a casa retiraba la media y me daba cuenta que la hoja de llantén estaba de color marrón oscuro y parecía un hoja de árbol seca como si hubiese consumido todo el malestar del pie, luego de asearme, nuevamente me colocaba una hoja en la planta del pie y encima una media (calcetín) y a dormir se ha dicho, este procedimiento lo realice durante los 6 días y desapareció el dolor, luego verifique que el ojo de pollo (callo) se había secado y suavemente empecé a rascarlo con una pinza, veía como se iba pelando, con este procedimiento logré retirar el ojo de pollo, empecé a observarlo detenidamente e identifique que era de una textura dura y redonda, la cual admire por unos minutos tratando de comprender su forma, finalmente sentí mucho alivio por haber eliminado la lesión, estuve más de 10 días padeciendo esta lesión antes de encontrar la cura, tampoco podía faltar al trabajo y no deseaba que me realicen una cirugía, se que no es una mala opción, pero creo que antes de ello debemos intentar curarnos con medicina natural.

Fuente: elestimulo.com

Si este artículo te ayudo a sanar la lesión, entonces no dudes en dejar tu comentario y compartelo con tus amigos y familiares.

Editado por: Alexander Torres

Comentarios

Suscríbete

...y recibe nuestras ofertas, novedades y más.
logo de whatsapp en color azul sin fondo
Cargando